Seis razones por las que visitar Roma.

 VIAJES   Seis razones por las que visitar Roma.

Cosas que hacer en Roma, la ciudad Eterna.

Son muchas las actividades que se pueden hacer en Roma durante los fines de semana de verano. Pero las posibilidades se reducen con la llegada del otoño. Eso sí, ahora es un momento excelente para descubrir alguna de las capitales europeas. Y es que ya se sabe que el viejo continente está repleto de lugares interesantes..

A continuación puedes descubrir seis razones por las que visitar la “Ciudad Eterna”.
La capital italiana es una de las ciudades más antiguas de Europa.

Destacan monumentos como el Coliseo, el Mercado de Trajano, el Panteón, el Arco de Tito, los faros romanos y las catacumbas, que se encuentra a las afueras de Roma.

Visitar Roma merece la pena por muchos motivos pero, sin duda, uno de ellos es poder conocer Trastévere, un barrio del centro histórico que se encuentra en la ribera oeste del Tíber. Aquí se podrá disfrutar de un agradable y tranquilo aire bohemio mientras se recorre las estrechas calles empedradas.

Además, se debe saber que en Roma se encuentran algunos secretos ocultos, como iglesias medievales o pequeñas tiendas con objetos peculiares, además de la Basílica de Santa María.

Otras visitas obligadas.

No se puede hablar de los encantos de Roma sin mencionar el río Tíber, que es capaz de aportar paz a una ciudad tan caótica como la capital italiana. Pasear junto a él durante el atardecer o cuando ya se ha escondido el sol es una experiencia mágica. Si se quiere, también se puede recorrer el río en barco.

Por supuesto, viajar a Roma merece la pena por poder visitar el Vaticano, una ciudad-estado que representa el centro de la Iglesia Católica. Es considerado el país más pequeño del mundo, alberga numerosas maravillas artísticas, como la Basílica de San Pedro o la Capilla Sixtina, que se encuentra dentro del Palacio Apostólico, residencia oficial del Papa.

Fuentes, parques y jardines
Otra de las características principales de la ciudad eterna son sus fuentes. Y es que más allá de la Fontana di Trevi, la capital alberga otras muchas fuentes esparcidas por el centro.